Podemos fue un sueño, un soplo, un respiro, una esperanza, una relativa verdad que nos puso en marcha a muchos.
0 4 mins 6 meses

Podemos fue un sueño, un soplo, un respiro, una esperanza, una relativa verdad que nos puso en marcha a muchos.

Si he de ser sincera y suelo serlo, en una sociedad que se nutre del engaño, pues así me va…

Pero tengo que deciros compañeros, que yo he dejado de creer en que algo se pueda cambiar desde dentro del Sistema en este país. Bueno, este país ya no está al margen de las corrientes político/sociales que se expanden por los territorios de nuestro planeta tierra, por esa cuestión referente a la globalización.

Huele a preliminares bélicos mundiales, huele a locura, huele muerte.

Si analizamos el panorama social reinante antes de la segunda guerra mundial me da que se asemeja demasiado. Regímenes totalitarios haciéndose con el poder y expandiéndose el fascismo. Una situación de depresión económica y un auge de una moralidad de estrechas miras acorde a las ideologías imperantes. De fanatismos, de misoginia, de intransigencia, de racismos, de violencias y de odio. Visto desde ese prisma, lo que atañe a este país, se relativiza, porque los gobiernos son marionetas al servicio de intereses más ocultos y complejos.

El Sistema no da más de sí pero se niega a sucumbir si no nos arrastra a todos en esa hecatombe. Podemos fue un sueño, un soplo, un respiro, una esperanza, una relativa verdad que nos puso en marcha a muchos. Porque esa relativa verdad, contenía una buena dosis de pureza ideológica y de buenas intenciones.

Ya no estamos en esa tesitura, aún así, aquí estamos muchos, a su lado, apoyando, luchando para que remonte de las fauces Capitalistas que le deglutieron.

Todos deseábamos que los objetivos de transformación político/social en favor de los más desfavorecidos y de la ciudadanía en general pudiesen llevarse acabo. Algo se movió, pero el beneficio ha sido tan irrelevante en proporción al sufrimiento padecido, que no me atrevería a hacer una valoración en ningún sentido por respeto a quienes se han dejado la piel en el intento.

Sólo puedo deciros que aquí seguimos fieles sus partidarios, sus simpatizantes, sus afiliados, sus votantes…perseverando, luchando y resistiéndonos a lo evidente.

En ese terrorífico Nuevo Orden Mundial, ya todo está trazado y que nos salpique con dureza extrema es cuestión de tiempo.

Los conflictos bélicos que asolan a algunos territorios son sólo el preludio, el ensayo, la preparación para lo que presumiblemente puede llegar a ser.

Nos queda la resistencia, la rebelión, la revolución social. Desde fuera, en las calles y por supuesto en coordinación con otros movimientos poblacionales dispersos en distintos continentes y culturas. Podemos, todos con Podemos deberíamos reinventarnos. Esto ya no da más de sí y si no al tiempo. Que ojalá estas palabras de hoy sean fruto de mi locura paranoica. Ojalá!!

Pero sea lo que sea, que nada nos paralice, que lo que tenga que ser nos pille armados de valor hasta los dientes, defendiéndonos, luchando por nuestros valores y nuestros derechos. Gritando al mundo y a sus gobiernos que la PAZ no es un negocio, que la humanidad no nos la roban y que juntos PODEMOS. Anabel Albert

https://twitter.com/AnabelAlbertCab/status/1743689718838026666

Visitas: 45