Auditoría ¡¡Ya!!
0 1 min 5 años

Y convertirme a mi en asesino involuntario de dos compañeras que asistían a la manifestación contra la privatización de los comedores escolares, no podía dar crédito a lo que estaba sucediendo, primero al ver caer una farola de hierro macizo y al darme la vuelta ver a dos compañeras sangrando por dos rajas en la cabeza, sangre, cristales y una farola caída en la acera rota a un metro del suelo por herrumbre como se puede apreciar en las fotos.

Leer más

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.